La cuestion ¿empapelar o pintar? Se plantea no solo cuando uno se mude sino también cuando quiere renovar una vivienda. Cómo quieres decorar tus paredes depende de tu gusto personal y cada quien tiene que decidir por su mismo.

Con una buena preparación ya está prácticamente metido en el saco

Antes de poner la primera tira de papel pintado en la pared o dar las primeras pinceladas hay que preparar la base. Papel pintado viejo o restos de papel pintado hay que despegar antes de pintar o empapelar. La forma más fácil de hacerlo es remojar el papel pintado con agua usando un pulverizador o un cepillo de encolar y rascarlo después con una espátula ancha. Pero también es posible despegar papel pintado con vapor de agua. En caso ideal, puedes simplemente arrancar el papel pintado con el mano depués de tratarlo con agua o vapor de agua.

Si quieres pintar las paredes eso requiere casí la misma cantidad de trabajo. Primero, debes controlar la base, por ejemplo si el enlucido está poroso o si la pintura vieja está suelto. Después de quitar restos sueltos de enlucido y pintura con la espátula o un cepillo, debes imprimar la pared para que la nueva pintura quede bien. Una buena preparación ahorra problemas futuros. Muchos bricoladores seguramente lo saben de sobra.

Y ahora – manos a la obra

Quien opta por empapelar, tiene varios papeles pintados a escoger. Lo más común es el papel pintado estampado, de fiebra gruesa o de tejido-no tejido (TNT). Papel pintado TNT puede pegar fácilmente sin tiempo de reposo, directamente después de aplicar el adhesivo, en la pared y solo tiene que ser apretado sin burbujas. Los partes que sobresalen, simplemente puedes cortar, como los otros papeles pintados también, con un cuchillo afilado.

Papel pintado de papel es más dificil de emplear y más bien recomendable para bricoladores con experiencia. Aquí hay que remojar tanto el papel pintado como la base con el adhesivo. Además, hay que prestar atención que el papel pintado y el adhesivo secan uniformamente para que no se levanten las zonas de unión del papel y todo el trabajo fuera en vano.

Un poco más sencillo es pintar. Si la base está bien preparada para que la pintura pueda pegar óptimamente, la aplicación de la pintura normalmente no presenta un problema; tampoco para legos de bricolaje. Hay que cubrir todo lo que no se debe ensuciar con plástico y cinta adhesiva. Después, se pinta primero las esquinas y bordes y luego aplica la pintura uniformamente al resto de la pared con la técnica mojado sobre mojado.

Por supuesto, con papel pintado tiene más posibilidades de decoración que con pintura ya sólo debido a la grán variedad de papel pintado.